Plantas de exterior
Rosal trepador
abisalweb
Rosal trepador

Los rosales trepadores poseen unos tallos largos que le permiten trepar por pérgolas, paredes, vallas, muros, arcos, columnas decorativas, celosías o porches., por lo general no florecen hasta el segundo año de su plantación. Son muy fuertes y floríferos, cubren superficies grandes. En climas calurosos y secos prosperan y florecen tanto que tienden a tener una vida más corta, sobre todo si no se les permite un descanso en verano. Si se les priva de agua entrarán en estado de reposo y perderán las hojas en verano, pero florecerán de nuevo en otoño.

Los primeros años, se deja que crezca hasta que alcance la altura de la pérgola, por ej., y allí se despunta para formar varios brotes que constituirán las ramas principales. La poda anual es ligera y consiste en recortar a 3 ó 5 yemas lo que ha crecido en el año , y suprimir por la base todos los brotes que sean débiles o mal formados, en realidad, es despuntar las ramas laterales que hayan florecido.
 
Palmito
abisalweb
Palmito (Chamaerops humilis)

Crece en la regiones áridas y secas, generalmente cercanas al litoral, en el Norte de África, Sur de Italia, España e islas del Mediterráneo occidental, puede considerarse como uno de los elementos más representativos de la vegetación mediterránea del suroeste de Europa.
Es una palmera prácticamente de crecimiento a toda prueba, fácil y agradecida, y tolerante a una amplia gama de climas y condiciones.
Su tolerancia a las bajas temperaturas se estima próxima a los -10ºC. Durante el invierno, en las zonas más frías, deberá protegerse a esta planta con lonas de plástico o con hojas.

Superado el primer período vegetativo, durante el cual la planta necesita de riego frecuente, el palmito puede resistir sin dificultad una sequía prolongada.
 
Hiedra
abisalweb
Hiedra

Arbusto trepador de hoja perenne, provista de raíces aéreas autoadherentes. Sus hojas son persistentes, coriáceas, de bordes enteros, de color verde intenso, siendo las de las ramas fértiles del tipo ovado romboidal, y las de las ramas estériles triangulares y jaspeadas. Es una planta de larga vida que aguanta muchas veces más que su soporte. El tallo leñoso trepa hasta los 20m. por lo que es muy útil para cubrir muros, paredes y elementos que deseemos ocultar a la vista o para hacer una pantalla verde fresca.

Las variedades de hoja pequeña se pueden usar para la jardinería escultural si se apoyan en estructuras metálicas o de madera. Es rústica de fácil cultivo, habita en zonas sombrías, una insolación excesiva puede ser perjudicial y en general tolera las bajas temperaturas. Prefiere una atmósfera con humedad a un entorno seco y tolera el rociado del follaje.

 
Clemátide
abisalweb
Clemátide

El género clematis engloba a cerca de 280 especies de plantas, entre trepadoras y herbáceas de tallo leñoso, siendo su mayoría de hoja caduca, aunque también existen variedades perennes. Aunque las más conocidas de este género son las trepadoras, también hay variedades herbáceas, que no sobrepasan el metro veinte de altura.

Una de las características más importantes de la clematis es la vaina que encierra a las semillas. Muchas especies tienen vainas que resultan muy atractivas cuando se convierten en esferas vaporosas en cuanto maduran las semillas. Es ideal para cubrir pérgolas, trepar muros, vallas, etc. y lo ideal es ubicarla en un lugar donde sus raíces queden a la sombra y sus tallos reciban sol.

Las clemátides necesitan tierras fértiles y húmedas para crecer bien, por eso será bueno proteger sus raíces con otro vegetal que les de sombra, o cubrirlas con mulch. Recuerde que la maceta no debe ser plástica porque no protegerá a las raíces del calor del verano. Los materiales más idóneos para la misma son madera, piedra o terracota.

 
Celindo
abisalweb
Celindo

Arbusto trepador, de crecimiento medio y de porte desordenado. Sus hojas son persistentes o semipersistentes, según el clima. Deciduo, o siempre verde en regiones más templadas. Según vengan los fríos es semiperenne (cuanto más frío más hojas tira).

Las flores son de un precioso color blanco, agrupadas en racimos fragantes caracterizadas por unas prominencias de color amarillento, que son unas muy desarrolladas anteras. El mejor emplazamiento es sobre una pérgola o como cascada en un muro de la terraza, a pleno sol o media sombra, en climas templados o cálidos. Tolera las heladas de -4ºC. Hay que protegerla bien de las heladas muy fuertes, aunque tiene una gran capacidad de rebrote.
 
Buganvilla
abisalweb
Buganvilla

Arbusto trepador, perennifolio y espinoso, de ramas vigorosas que pueden alcanzar 8 metros. Más que trepar lo que hace es apoyarse, de ahí que haya que fijar las ramas con alambres. Sus hojas son elípticas de 13 cm de longitud, con la base estrechada y el ápice agudo, glabras o con pubescencia esparcida. Florece en primavera, verano y hasta principios del otoño. Existen en el mercado de muchos colores, como el blanco, rosa, carmín, morado, amarillo, beige, etc.

Puede crecer sin problemas en maceteros y en jardineras, pero son plantas de raíces sensibles, intolerantes al trasplante, sobre todo si son ejemplares que tienen varios años. Necesita mucho sol para florecer intensamente y no resiste las heladas intensas. Una vez que crece, se vuelve más resistente que joven, pero aún así, se dañará por debajo de -4ºC.

Se adapta a cualquier tipo de suelo, siempre que no sea arcilloso, aunque prefiere los fértiles y bien drenados. Pero no soporta el encharcamiento.

 
Arce Rojo
abisalweb
Arce Rojo (Arce de Canadá)

Árbol con forma de columna ancha. Alcanza los 30 m de altura, pero generalmente se ve de 12-17 metros, gracias a un crecimiento rápido.

Es un arbol de hoja caduca. Se tornan de color rojo en otoño. Es muy importante que el suelo tenga muy buen drenaje y que no sea calizo. Puede realizar un multiplicación por esquejes.

 
Acebo
abisalweb
Acebo

Arbusto originario de la zona sur y oeste de Europa, desde donde se extendió hacia el norte de Alemania y Australia. Puede superar los 10 m de altura. Sus hojas son perennes, de color verde oscuro en el haz y más claro el envés, de forma elíptica, coriáceas, muy duras, alabeadas y con espinas en los bordes, de unos 5 a 9 cm de largo. Los frutos son rojos, como guisantes y maduran en otoño y de ellos se alimentan roedores, hervíboros y aves, para conseguir frutos coloreados es preciso tener un ejemplar macho y otro hembra por ser una planta dioica. Actualmente, es una especie protegida en varios lugares de Europa debido a la depredación salvaje a que fue sometido con objeto de servir de decoración en Navidad.

Vive en diferentes tipos de suelos y puede soportar incluso los climas más secos. Tolera el frío y gusta de humedad ambiental. En inviernos fríos protéjala con un acolchado, y no se olvide de regarlo durante las temporadas de calor.